Boudika Comics

Hadas azules, cazarrecompensas intergalácticas, parejas poliamorosas, criaturas mágicas, animales parlanchines y mujeres bikers son algunos personajes que habitan el universo fantástico de Claudia Aguirre y Eva Cabrera, dos ilustradoras mexicanas que se conocieron en el 2011 durante una convención de cómics donde estaban exhibiendo sus trabajos. A partir de ahí decidieron trabajar juntas y crearon Boudika Comics, un sello en el que ya han publicado 4 libros propios: The House of Dreams, Daymares, Catscratch y Mavi.

Su carrera ha sido tan meteórica que en apenas 7 años ya trabajan con las mejores editoriales de cómics y con reconocidas escritoras internacionales, como Sarah Mirk, Jessica Chobot y Magdalene Visaggio, lo que las ha llevado a ser nominadas a los premios Eisner y los GLAAD Media Awards. Pero llegar a este punto no les ha sido fácil.

Eva Cabrera
Eva Cabrera

Ambas empezaron a dibujar desde niñas. Cuando Eva tenía 9 años tomaba personajes de los videojuegos para crear historias y a los 17 años hizo su primera historia larga, pero nunca la publicó. Fue en ese punto que empezó a buscar gente que se dedicara a hacer cómics, sobre todo mujeres. Dispuesta a mudarse al DF a los 18 años, le escribió a una editorial que publicaba una revista de cómics muy popular en aquella época, pero su respuesta no fue alentadora. Más adelante un amigo que trabajaba para Marvel Cómics le platicó lo que estaban haciendo en Monterrey, por lo que decidió mudarse a esta ciudad, y fue donde comenzó a ver más de cerca el medio del cómic nacional e internacional.

De entonces a la fecha ha colaborado con empresas mexicanas de videojuegos, haciendo el diseño de personajes e ilustrado cuentos infantiles; ha hecho portadas de Adventure Time y Braves Warriors, y dibujó para Capstone Publishing tres novelas gráficas basadas en literatura clásica: Romeo and Juliet, The Three MusketeersRobinson Crusoe. Actualmente radica en Jalisco, desde donde hace Betty and Veronica: Vixens, una serie sobre los personajes femeninos más famosos del universo de Archie, mostrándolas como chicas fuertes que protegen su ciudad y capaces de defenderse a si mismas.

Claudia, por su parte, empezó dibujando dinosaurios en las libretas que les regalaban a sus tíos en las fábricas y a los 19 años ya trabajaba como ilustradora, cuando aún era estudiante de la Facultad de Artes Visuales de Monterrey. Uno de sus sueños es adaptar en cómic sus libros favoritos, como Tipping the Velvet, de Sarah Waters, o The Silo Saga, de Hugh Howey. Otro de sus sueños, que ya hizo realidad, es incluir personajes LGBT en sus historias. En The House of Dreams por ejemplo, hay una historia de amor entre dos mujeres.

“Nunca hubo personajes así cuando yo crecí, nunca fueron personajes que pudiera decir ‘mira, es como yo’. Por eso quiero tener ese acercamiento a la comunidad LGBT, casi todos mis personajes son queer”: Claudia.

“La diversidad es esencial en Boudika Comics y queremos hablar sobre la discriminación en todos los aspectos. Aparte de entretener queremos apoyar e informar sobre temas sociales”, afirma Eva.

Claudia y Eva consideran que hace falta destacar el trabajo de las mujeres dentro de los medios. “La mayoría de las personas que nos siguen nos ha apoyado mucho, pero también hemos recibido algunos comentarios negativos porque siempre hablamos de lo importante que es para nosotras apoyar a las mujeres, pero es porque creemos que faltan más oportunidades para que se expresen y se animen a dibujar. La gente necesita saber que también hay mujeres haciendo cómics, hay niñas que no saben que pueden dedicarse a esto y por eso necesitan una inspiración de alguien que haya triunfado”.

Para las chicas que quieren ser dibujantes les recomiendan que hagan dibujos con modelos o salgan a dibujar arquitectura, pues de esa forma empiezan a entrenar el ojo. Incluso Eva abrió la página http://ask.fm/MyInnerMonster para orientar a nuevas autoras y responder sus preguntas.

“Que las críticas no las detengan, que no sientan que lo que están haciendo está mal. Que publiquen sus ideas porque hay muchas historias muy bonitas que merecen ser contadas. Nosotras estamos abiertas a ayudar, no somos expertas pero tenemos muchas experiencias que podemos compartir”, aseguran.

Claudia Aguirre
Claudia Aguirre

Pero aclaran que no todo es miel sobre hojuelas. Hacer cómics es un trabajo de mucho sacrificio y tienen que estar 100% seguras de que eso es lo que quieren hacer.

“Mucha gente piensa que solo dibuja y presenta su libro en los eventos y ya, pero también tiene que hacer marketing, hacer relaciones con otras personas, acercarse a editores, hablar con otros artistas, invertir en publicidad, en tiempo y dinero. Tiene que asistir a eventos, ayudar con las mesas, traer las cosas, soportar las revisiones en Migración, cargar maletas de 50 kilos, etcétera”, dice Claudia.

El año pasado (2017) fueron nominadas al premio Eisner, que es como el Oscar del cómic, por su trabajo en el primer número de Kim & Kim, Love is a battlefield. Y este año Claudia Aguirre ha sido nominada a los GLAAD Media Awards por Quantum teens are go. A 7 años de distancia, Claudia Aguirre y Eva Cabrera se declaran plenamente satisfechas de su trabajo en conjunto, pero sienten que su camino apenas está iniciando.

“Nos sentimos muy contentas, Boudika es el símbolo de una reina guerrera y nosotras hemos sido muy buenas guerreras, hemos peleado demasiado para estar en el lugar que estamos. Ha sido una constante lucha, pero aunque sentimos una gran satisfacción con todo lo que hemos hecho, todavía tenemos muchos sueños que queremos lograr”.

 

SHARE
Creadora y editora de Radar. Es periodista y fotógrafa documental. Ha colaborado en medios mexicanos como Milenio, El Horizonte y El Barrio Antiguo. Consumidora compulsiva de la información y nómada sin poder evitarlo, su identidad es un rompecabezas geográfico.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here